Consejos Utiles

A la hora de bañar a su perro.
Es importante destacar que toda acción debe tender a preservar las características de la tipología de pelo que nos disponemos a tratar. El baño, como operación, consta de una serie de fases mas o menos complejas: la preparación, el lavado propiamente dicho y el secado. La dificultad en el desarrollo de estas fases, así como la frecuencia de realización y la elección de los productos mas indicados, varían con las razas e incluso a veces con los ejemplares, con cuanta frecuencia se haga, dependerá de las necesidades individuales. Los nudos deben abrirse y deshacerse antes de mojar al perro. La temperatura del agua será ligeramente superior a la corporal del perro (unos 39 *C); el champú deberá ser adecuado para las necesidades del color y tipo de manto. El uso de enjuagues es optativo, también depende de las necesidades especificas de cada raza y de las condiciones del manto. Cada baño provoca en el perro una muda de pelo de escasa importancia, siendo mas abundante en ejemplares de pelo doble: es conveniente tenerlo en cuenta si se esta a punto de exponerlo o, simplemente, si se quiere dejar con los abuelos el fin de semana. Con respecto al secado tener en cuenta que en los perros de pelo largo se debe marcar la dirección del mismo, para evitar enredos. Una ultima consideración sobre la lucha contra los parásitos externos (pulgas y garrapatas), por mi parte prefiero rociar el ambiente en que vive el perro con productos de acción residual, y una consulta periódica con su veterinario para informarse de los nuevos productos de baja toxicidad.

Ricardo Javier Bardisa.

¿Pedicuría Canina?
Así es, el control periódico de los espacios interplantables debería ser considerada una rutina para los propietarios de cualquier raza, salvo a los de pelo raso, recortando el pelo y dejando al descubierto los pulpejos, e incluso en razas como los Spaniel retirar en su mayoría el pelo del interior de la palma por ser mas abierta y llena de pelo. Los espacios interdigitales deberán mantenerse también bajo control, evitando que se formen nudos, cuidar sus almohadillas manteniéndolo alejado de ambientes o productos que le provoquen alergias por contacto, como cemento, combustibles, químicos, etc. Tener en cuenta cortar las uñas periódicamente, por lo menos cada 10 o 15 días, esto impedirá que la vena interna crezca de forma desmesurada, es más la vena retrocede, lo cual permite al pie la completa libertad de movimiento. Ante la posibilidad de provocar un leve sangrado ejerza una leve presión con un algodón unos instante y evite el contacto de la zona con el agua durante unos minutos, el uso de termocauterios o polvos hemostáticos dejarlo en manos del veterinario o personal idóneo.

Ricardo Javier Bardisa.

¿Grooming?.
El termino ingles grooming sintetiza toda una serie de operaciones, diarias y periódicas, que sirven para mantener a un perro en condiciones, tanto estéticas como higiénico sanitarias excelentes, (baño, corte de uñas, pedicuria, limpieza de los dientes, ojos, orejas, y cepillado). Como introducción será útil proceder a una especie de clasificación que subdivida las distintas tipologías de pelo: debe hacerse una primera distinción entre perros de pelo único (sin entrepelo) y perros de pelo doble (con entre pelo); una segunda, incluye en ocho grupos fundamentales las razas caninas más conocidas, asociándolas por similitudes de manto. Veamos la lista de ellas:
- Pelo raso (bull terrier, doberman, greyhound, dálmata, etc.)
- Pelo liso (beagle, rottweiler, akita inu, pastor alemán, labrados, etc.)
- Pelo corto, pero con flecos (san bernardo, muchos spaniel, etc.)
- Pelo duro (irish wolfhound, muchos terrier, schnauzer, algunos grifones, etc.)
- Pelo semilargo (collie, samoyedo, pequinés, etc.)
- Pelo largo (bearded collie, lhasa apso, yorkie, maltés, galgo afgano, shih-tzu, etc.)
- Pelo largo y cordado (puli, komondor, etc.)
- Pelo largo y agitado (caniche, bichon frisé, kerry blue terrier, etc.)
Los ejemplos citados sólo pretenden ser indicativos. La iniciación de un cachorro a la practica del grooming debe hacerse muy pronto, aunque sea de forma simbólica; es importante simular si es necesario algunos gestos para que el cachorro pueda acostumbrarse a ellos, así como habituarlo a ser manejado por manos seguras y pacientes, además de ponerlo en contacto con los instrumentos más adecuados para el mantenimiento de su pelo.

Ricardo Javier Bardisa
Estética Canina